jueves, 25 de diciembre de 2008

SAN PEDRO DE ATACAMA - BAHÍA INGLESA - LA SERENA - COQUIMBO...de momento

Llegamos a San Pedro de Atacama el sábado 13 de diciembre. En la frontera boliviana pagamos 21 bolivianos por salir del país. Luego en la aduana chilena tuve que declarar tres tomates, un trozo de queso y media cebolla que llevaba en la mochila, ya que no pueden entrar ni fruta, ni lácteos, hortalizas, etc., de Bolivia. Al final se harían una ensalada con todo lo que dejé allí. Yo me puse el jersey a lo Enrique Iglesias para esconder mis pulseras de semillas, ya que estas tampoco se pueden pasar.
Calle principal de San Pedro de Atacama.

Nos fuimos con Ana y Guru, los vascos, a buscar un sitio donde alojarnos; al final lo más económico que encontramos fue un cuarto para los cuatro por 5000 pesos por cabeza (o como dicen por aquí, 5 lucas).
Después de pegarnos una ducha muy necesaria y lavar algo de ropa, nos fuimos a comer y luego a ver el Madrid – BarÇa.
Al día siguiente nuestros colegas se fueron dirección Salta y nosotros nos quedamos disfrutando de nuestro último día en San Pedro ya que saldríamos a las siete y media de la tarde para llegar a Copiapó a las 6:30 de la mañana. Fueron 11 horas de bus que se nos pasaron volando, gracias a que aquí, tanto las carreteras como la calidad del mismo bus, es bien distinto a lo que veníamos sufriendo en Bolivia. Lo malo es el precio, es un cambio muy gordo pasar del costo de Bolivia al de Chile, la moneda ya acojona con tantos ceros… Cuando hasta ahora pensamos en el euro, en el dólar que, a los gastos que estamos acostumbrados, son 2 cifras; ó los soles ó bolivianos…10 dólares, 30 soles, 80 bolivianos…7000 pesos chilenos!!!!!!!! Falta de costumbre.
Cuando llegamos a Copiapó nos fuimos en bus hasta Caldera, para de ahí, irnos en taxi hacia Bahía Inglesa; esta es una zona de playa, bastante tranquilita por estas fechas. Luego de preguntar precios en varios hostales denominados “económicos”, de casualidad nos encontramos con un chico que nos llevaría al de una amiga y esta nos lo dejaría por 7000 pesos…Eso sí, teníamos que aparentar ser de Logroño, ya que este chico había trabajado allí por unos meses…Era algo así como: “…que son de Logroño, hazles precio, mujer!!!...”. Diciendo que somos gallegos no creo que fuese tan exitoso; igual nos contaban un chiste, no más…
Ese día lo pasamos en la playita. Al siguiente, madrugamos un poquito para irnos a La Serena temprano y decidimos ir hasta el pueblo donde teníamos que “tomar” el bus, haciendo autostop. Había que estrenarse, perderle el miedo…A los cinco minutos un buen hombre que se dirigía al trabajo, nos invitó a subir a su ranchera.
Llegamos al pueblo de Caldera “al tiro”.


en Vicuña. Como niños, viendo "Madagascar".

Eran las tres del medio día cuando pusimos el pié en La Serena…Fuimos a llenar el buche, cegados de hambre, a la multinacional de los mac menús…Yo me di por fín el lujo del helado tan deseado de lúcuma…ainñ, ainñ… Después de este tributo al colesterol, nos fuimos a buscar un hostal. Como siempre, ya conocimos casi toda la ciudad buscando hostal…Preguntamos en un montón de sitios y al final nos quedamos en el “alojamiento Iris”…Era para estar una noche y al final nos quedamos cuatro. Aquello era como un hogar, un hostal familiar donde teníamos de todo: lavadora, cocina, patio para estar de charla tomando el cafecito ó comiendo; en la ducha había una ventanita con rejilla por la cual entraba el sol por las mañanas y te pegaba en la cara mientras te duchabas…Que maravilla, por dios!!!…Nos encantó.

en la playa del Faro, La Serena. La Serena, playa del Faro.
playa del Faro, La Serena. "artístas" en la playa de La Serena.

En esos días que estuvimos en La Serena, los dedicamos a comprar unas cosillas, ir al cine a ver Madagascar (buenísima), ir a la playa del Faro…Un día lo dedicamos a visitar el Valle del Elqui. Fuimos haciendo autostop todo el camino; fueron un total de 5 buenos conductores los que nos fueron acercando a nuestro destino desde La Serena hasta Pisco del Elqui…Pasando por Vicuña, donde comimos; por la tierra de la poetisa premio Nobel, Gabriela Mistral. Nos encantó la excursión, todo lleno de viñedos para la elaboración del pisco. Todo tranquilidad y calor, mucho calor. Es una zona donde el cielo casi siempre está claro, de ahí que haya tantos observatorios, algunos destinados al
turismo.

autoestopista guapetón, por la carretera.
En Pisco, paramos en la plaza, en un banco, a la sombra frente a la fuente; detrás, la Iglesia, con música de fondo que salía de una tienda de artesanía. Fui a comprar unos higos, uvas pasas, damascos secos (típicos de la zona)…Luego de reponer fuerzas, nos quedamos dormidos allí mismo como indigentes durante un par de horas.
Cuando despertamos fuimos a buscar un camping donde estrenar la tienda de campaña que habíamos comprado el día anterior, pero los precios eran un robo…Casi como un hostal te costaba tirar la “carpa” allí en un trozo de tierra en el medio del monte…Venga ya!!! Nos volvimos para “nuestra casita” de La Serena a pasar nuestra última noche allí, Esta vez, como ya se estaba haciendo de noche, pagamos el pasaje del bus para bajar.
en la plaza del Pico del Elqui. Vicuña.
Vicuña.


A la mañana siguiente, el sábado, Cris preparó un desayuno para ricos y luego nos fuimos para Coquimbo, a la Herradura…Ayyyy!!!! Allí nos estaba esperando la abuelita!!! Que linda señora!! Es la abuelita Lucí, la mamá de un amigo de mi suegrita J ( que dijo que venía para Navidades pero yo no la veo por ningún lado… ) J . Pues allí nos estaba esperando para recibirnos en su casa. Es una maravilla estar aquí con ella, nos cuida un montón. La pena fue que me puse enferma de la tripa, con visita al hospital de Coquimbo incluida, y no pude probar la cazuela tan rica que hizo al segundo día. Pero lo que sí descubrí, fue la buena costumbre de los chilenos de tomar “la once” (té con pan etc., que se toma a partir de media tarde)…La quiero importar a España, ya mismo!!!!... Cuando vuelva a casa solo me quedará el consuelo de tomarme la siesta después del pincho de tortilla…Que tampoco está mal, eh!!


en Coquimbo.

El domingo por la mañana fuimos a la playa de la Herradura y por la tarde dimos un paseo hasta Coquimbo, que queda a 40 minutos andando. Todos los comercios abiertos y con gente comprando por todos los lados. Es lo único en que reconozco la Navidad, ya que lo de andar en bikini por la playa en diciembre no es muy típico de Galicia...
Allí en Coquimbo aprovechamos para comprar los pasajes para este lunes 22….Nuestro próximo destino: VALPARAÍSO!!!!!!!
Un beso muy grande para todos y Feliz Navidad!!!!!! (No paseis mucho frío....je,je,je...ji, ji, ji...jo, jo, jo....
en frente de la casa de la abuelita Luci, La Herradura.

Gloria.

2 comentarios:

cecilita dijo...

Pero eso es todo??????? ya que pensaba que escribirias mas, estais un poco vagos, eh?????????'''
haber si actualizamos antes.

TROTAMUNDOS dijo...

E que vou dicir...
Estou de acordo con cecilita.
Ala, seguide camiñando, e non esquezades seguir contando.
FELICES FESTAS!!
Aínda que debe ser un tanto raro ver papanoel na praia...
BICOS.
Coidadevos